Una problemática que implica descargas ilegales a los ríos, invasión de zona federal y malas prácticas de los usuarios

Por Johana Trujillo

Escribimos al Sistema de Agua Potable y Alcantarillado Municipal (SAPAM) para hacerle algunas de las preguntas que nos parecen pertinentes responder sobre el agua en San Cristóbal de las Casas (SCLC) Nos hicieron saber que el actual director de SAPAM, el IBQ. Jesús Carmona de la Torre, sería quien podría responderlas y nos proporcionaron su correo.

Esta es la entrevista que el Observatorio Ciudadano del Agua le realizó al actual director de SAPAM.

Johana Trujillo: Tengo entendido que CONAGUA da a los municipios un presupuesto para el tratamiento de aguas residuales y alcantarillado ¿por qué SCLC no lo recibe? Si es porque se pagan multas ¿cuánto pagan en multas a CONAGUA por no tratar las aguas residuales y desde hace cuánto tiempo se pagan dichas multas? ¿Qué ha impedido que se trate el agua residual desde ese tiempo?

Jesús Carmona: En 2016 el programa APAZU (Agua potable y alcantarillado para zonas urbanas) se redujo 82% y a partir de 2017 el programa dejó de existir.

En esos años San Cristóbal en periodo municipal de Francisco Pedrero tuvo 235 MDP para la construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales que se ubicaría en la zona conocida como Las Ladrilleras; luego se tuvo la oposición de la mesa directiva de la colonia de la Pradera y no se concretó la construcción de la PTAR. Actualmente CONAGUA puede otorgar hasta el 40% de la inversión de una planta de tratamiento y el 60% debe ponerlo San Cristóbal, para eso hay que resolver primero: la disponibilidad de predio para la construcción de la PTAR. No existen predios disponibles para este fin y el costo de predios es muy alto ($4000/m cuadrado).

Otra limitante es que no existe una red de drenaje sanitario que conduzca toda el agua a un solo punto. No existe un proyecto validado para la construcción de una PTAR. En esta administración está planeado tener un proyecto. Otra limitante son las descargas directas a los ríos que son ilegales y contaminan el ambiente de este pueblo mágico.

Hasta ahora en esta administración no pagamos multas por descargas de agua, pagamos un monto anual de cerca de dos millones de pesos por descargas. El pago trimestral es por $497, 433.00.


JT: ¿Cuántas descargas clandestinas existen en la ciudad y qué ha hecho el municipio para controlarlo?

JC: No tenemos un inventario completo, hasta ahora SAPAM tiene un avance que fue presentado a la comisión de directores que analizamos el derecho humano al agua. En esa comisión se determinó que Ecología Municipal es la responsable, SAPAM no tiene facultades para aplicar sanciones. El alcance de SAPAM es la aplicación de una multa de $1500 a la que los usuarios pueden legalmente dar la vuelta.

Ignoro qué acciones esté haciendo el ayuntamiento, sin embargo estamos tratando de coordinar acciones como la armonización reglamentaria de todas las direcciones en dos ejes comunes: agua y ambiente.


JT: ¿Cuántos drenajes inconclusos existen en la ciudad, qué impide que se concluyan y qué se tiene que hacer para que funcionen como debe ser?

JC: Con gusto te facilito el plano de los colectores marginales que existen. Faltan varios tramos o la interconexión entre ellos.

La principal limitante para su conclusión son los problemas sociales. Actualmente el ayuntamiento a través de Obras Públicas y SAPAM tiene tres proyectos gestionados con CONAGUA mediante el PROSANEAR donde el ayuntamiento pone el 60% y CONAGUA el 40%. Dos obras se ejecutarán este año pero tenemos la dificultad de la oposición de la mesa directiva de la colonia La Pradera que se opone a que el drenaje pase por el margen del río que colinda con la mencionada colonia. Y es necesaria la intervención de actores claves de gobierno municipal y de la sociedad civil para solventarlo. En este caso el chantaje ciudadano resalta, en los próximos días se intentará la solución del problema.

Otra limitante es la invasión de la zona federal de los ríos y arroyos de San Cristóbal que limitan la construcción de estos colectores sobre el margen y terminan construyéndose en el cauce de los mismos, generando contaminación real y potencial.


JT: ¿Siguen siendo la tasa de morosos de 37 millones de pesos? ¿Cuántos morosos hay actualmente y cuál es el total de usuarios a los que atienden?

JC: La cifra de adeudos de los morosos asciende a $38, 624, 577.99, sin embargo, hemos detectado algunas anomalías en el sistema (como falta de seguimiento o que no se cerraron procesos y la cuenta aumentó, duplicidad de contratos, etc.) que afectan las cifras. Actualmente el número de morosos es de 4618 (66 escuelas con un monto de $9 596, 413.01; COCIDEP con 136 tomas y un monto de $1, 681, 578.40; otras tomas con un número de 160 tomas y un monto de $7 000, 465.56; y el ayuntamiento (no ésta administración) con 79 tomas y un monto de $12 296, 258.00.

El padrón de usuarios está muy cerca de alcanzar 42 985, mientras que el número de viviendas o construcciones según INEGI es de un poco más de 52 000 lo que hace suponer que tenemos unos 9 000 clandestinos o sin servicio. Cabe mencionar que las escuelas de acuerdo al artículo 16 de la Ley de Ingresos del municipio de San Cristóbal están exentas. Además, SAPAM no puede cobrar más de cinco años anteriores y las deudas datan de nueve años a la fecha, por lo que los esfuerzos se han centrado en recuperar las deudas de otras cuentas y lograr que el ayuntamiento pague este año las tarifas de agua.


JT: ECOSUR hizo un estudio del agua en donde indicaban que la infraestructura y la gestión de SAPAM no podían garantizar la buena calidad del agua porque no tenían barreras fisicoquímicas, la ciudad no trata las aguas residuales y la mala gestión del sistema de distribución (tuberias, tanques de almacenamiento y distribución por tandeo) suponía un riesgo de recontaminación microbacteriológica del agua ¿ha cambiado esto de alguna manera desde su administración? ¿qué  se necesita hacer para tener la infraestructura de SAPAM en las condiciones óptimas para cuidar la calidad del agua?

JC: El estudio en efecto habla de los riesgos ocasionados por la contaminación microbiológica, que además de estar vinculada a la inadecuada infraestructura se asocia a la manipulación de las instalaciones por usuarios que provocan fugas de agua y entrada de contaminantes a las redes a lo que se suma la falta de prácticas de manejo del agua adecuadas que prevengan la contaminación.

SAPAM en esta administración ha invertido y aplicado en cloro como nunca antes se había dado y todo para cumplir la NOM 127 y la NOM 230 de la secretaría de salud. Además se trabaja para mejorar el indicador de cloro residual en los sitios de monitoreo de la jurisdicción sanitaria, se ha contratado a tres personas para hacerse cargo del departamento de control de calidad del agua y se trabaja en la documentación del manual de procedimientos de control de calidad, se concluyó la elaboración del plan de seguridad del agua y se gestiona los recursos necesarios para la adquisición de hipocloradores que contribuyan a mejorar la desinfección del agua contaminada con agentes microbiológicos.


JT: En una junta de cabildo, indicó que el 73% de los egresos de SAPAM son para los empleados sindicalizados ¿de qué manera se puede equilibrar este porcentaje para atender el punto 1, 2, 3 y 5?

JC: Se está elaborando un proyecto en el ámbito de la ley federal de trabajo para derogar algunas cláusulas del contrato colectivo de trabajo fuera de la ley. Se ha iniciado la actualización del reglamento interno de SAPAM y se está generando la ley de creación de este organismo que nos permitirá actualizar el manual de organización y elaborar el manual de procedimientos. Además se analizan algunas alternativas para poder reducir ese porcentaje.


JT: ¿Cuáles son los hábitos o acciones de los usuarios que han identificado como factores que contaminan el agua de los manantiales que recibimos como usuarios? Por ejemplo: orinar, echar bolsas de basura o residuos, y verter aceite quemado en los ríos…

JC: Las conexiones clandestinas que generan fugas y entrada de contaminantes a las redes de agua potable, el manejo inadecuado de residuos sólidos y líquidos, manejo inadecuado de fauna doméstica, la introducción de las aguas pluviales al drenaje sanitario, la falta de visión para pavimentar las calles con concreto hidráulico que limita la penetración de agua al suelo para completar el ciclo hidrológico del agua y la falta de manejo de residuos peligrosos en la ciudad.